INICIO DEL CURSO 2021-2022

Y vino como se fue otro verano. Ahora toca dejar el sol y la playa atrás, para volver a agarrar un lápiz y un papel y volver a las aulas, a los hábitos de estudio, a la escuela.

Este curso, al igual que el anterior, ha empezado con mucha incertidumbre –en términos de la pandemia y las muchas preguntas que aún no tienen respuesta, por ejemplo: ¿Alguna vez volveremos a vernos las caras sin las mascarillas en clase?–. Faltan respuestas, pero el ser humano siempre se ha adaptado a todas sus circunstancias. Esa, después de todo, ha sido la base para su supervivencia en todos estos miles de años y el Claret no se ha parado ante ninguna adversidad. 

Ahora, por decir algo, ya se tiene el conocimiento y la experiencia con las clases en línea. “Zoom” ya no guarda ningún secreto para el equipo de profesores y alumnos del colegio y ante cualquier situación de confinamiento, se puede tener la seguridad de que la educación no se detendrá. 

Así ha comenzado este año: con un poco de incertidumbre por lo que pasará. Pero sin miedo y con la seguridad de que se podrá sobrellevar. 

El lunes día 13 de septiembre los alumnos llegaban a las 8 de la mañana al colegio y se dirigían a sus clases para la introducción que se hace todos los años con la esperanza de motivarlos y prepararlos para un nuevo año escolar. Algunos más entusiasmados que otros –quizás unos pensaban que les faltaba aún otro mes de vacaciones, otros que el verano ya se estaba haciendo largo y aburrido–. Unos con cara de sueño y otros con sonrisas. Pero, de cualquier manera, todos estaban allí y la alegría de volver a ver a los amigos después de tres largos meses era palpable. 

Aunque el coronavirus definitivamente no está al nivel de riesgo que el año pasado, no se deben dejar atrás las medidas. Por eso el gel hidroalcohólico y la mascarilla aún siguen y seguirán siendo habituales, incluso desde el primer día. El primero en todas las mesas y el segundo, en la cara del personal y los alumnos. 

El primer día pasó como un borrón. Entre volver a agarrar los bolígrafos, la agenda, volver a ver los profesores y sus presentaciones de introducción a la asignatura y ponerse al día con todo, ya eran las cinco de la tarde. El pensamiento de muchos sería, con cierta satisfacción: “Primer día, hecho” y el de otros: “Un día menos para que vuelva a ser verano”.

Luego se irían a casa y se prepararían para el día siguiente retomando la rutina que tienen que seguir por los aproximadamente nueve meses que tienen por delante.

Pero no hay opciones. Ahora solo queda agarrar el ritmo y hacer un buen curso 2021-2022. 

Text escrit per: Andrea Izaguirre Blanco, 2n de batxillerat B

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s