VISITA DEL MNAC

Una de las dinámicas que forman parte de la asignatura de Historia del Arte es la de realizar visitas a diferentes museos de Barcelona para así, de esta manera, poder conocer in situ diversas obras de arte que se estudian en clase.

La visita más reciente que hemos realizado es al Museu Nacional d’Art de Catalunya, en el Palau Nacional, a los pies de la montaña de Montjüic.

Es un museo cuya característica más destacable es la de albergar una de las colecciones de arte románico más importantes del mundo, así como importantes colecciones góticas, renacentistas y barrocas. También alberga salas de arte moderno.

Una vez llegamos todo el grupo al museo, dejamos todas nuestras pertenencias en las taquillas de la entrada y nos dirigimos directamente a las salas del arte románico para contemplar una de las obras más importantes del museo, el Pantocrátor del ábside de Sant Climent de Taüll, en el Vall de Boí. De hecho, es una de las obras maestras del románico europeo. En ella se representa la combinación de diferentes elementos y figuras bíblicas, entre ellas la de Jesús en el Juicio Final, como figura central y más destacada del conjunto.

A continuación, visitamos los frescos del ábside de Santa Maria de Taúll, obra parecida a la anterior, aunque se diferencia en el personaje principal representado, que es la virgen María. 

En la sección escultórica del arte románico, contemplamos varias esculturas románicas como las vírgenes entronadas y allí nos paramos a estudiar la majestad de Batlló que es una talla de madera policromada que representa a Jesús en la cruz, vestido y en postura y expresión serena, ya que presenta a Jesús como Dios vencedor de la muerte. La sección del románico me sorprendió por la sencillez y la poca ornamentación tanto en pinturas como en esculturas.

Cuando terminamos de visitar la sección anterior, nos dirigimos directamente a la sección del arte gótico que es la que más me cautivó. En esta sección pude contemplar una gran variedad artística, empezando por pinturas religiosas en formato de retablo, tumbas de mármol o esculturas de vírgenes como la de Sallent. Entre todas esas colecciones nos detuvimos a estudiar el cuadro de la Virgen de los consejeros caracterizada por su estilo gótico flamenco mucho más ornamentado y lujoso. A simple vista se puede ver cómo los elementos que constituyen el cuadro están más detallados y más cercanos a la realidad mediante la aplicación de técnicas artísticas más avanzadas, como la perspectiva, que dan una sensación de volumen a diferencia de los frescos románicos que están totalmente planos. Con esta última visita terminamos nuestra visita.

En conclusión, puedo afirmar que he aprendido muchas ideas y conceptos más allá de lo que se ve en un cuadro o escultura a simple vista. Personalmente, tanto el estilo románico como el gótico me han parecido interesantes tanto formalmente como conceptualmente, aunque me decanté por el estilo gótico ya que se presenta más rico en ornamentación y detalle en oposición al románico, que se presenta mucho más austero.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s